Paisaje Tetuán

textos

El objetivo del proyecto inicial era la intervención artística en áreas degradadas que carecen de la identidad y centralidad deseadas. El estudio previo estableció tres grados de paisaje urbano en Madrid: lo inadmisible (reducir para luego erradicar), lo negativo (transformar, mejorar) y lo positivo (conservar y poner en valor). Con esta vocación de calidad y relevancia arquitectónica se inició un programa basado en estos criterios y en unos principios de intervención, planteándose las siguientes cuestiones:

¿Qué beneficio obtienen los ciudadanos de estas acciones? ¿Las acciones son indiferentes? ¿mejoran o degradan el paisaje urbano?

Frente a las acciones más habituales, era necesario en su enfoque que estas contaran con una reflexión previa (para asegurar la calidad y adecuación de la intervención) pero también la suficiente flexibilidad y capacidad de poner algo en marcha rápidamente. Además, se buscaba que estas iniciativas tuviesen un impacto a largo plazo, y no que se quedaran en una mera anécdota.

Para ello, se decidió actuar sobre (1) los elementos físicos del paisaje urbano, (2) los ciudadanos y su actividad.

En este sentido, era imprescindible la aceptación y participación de los vecinos para el desarrollo de las acciones. Esto sólo es posible cuando los ciudadanos se identifican con la propuesta y se sienten parte de ella.

El distrito elegido fue Tetuán, pues era ya un espacio estratégico, presente en los programas políticos y con un tejido cultural lo suficientemente fuerte. El trabajo se inició siendo conscientes de que se trataba de un programa piloto, que no cambiaría la configuración urbana del barrio ni supondría una transformación o mejora en la calidad de vida de sus vecinos. Entonces, lo que se pretendió fue remarcar la singularidad de determinados espacios y crear red entre ellos a través de:

  • Acciones de bajo coste, invirtiéndose un total de 60.000€ y seis meses de trabajo de junio a diciembre de 2013.
  • Acciones dentro de su competencia.
  • Acciones realizadas por artistas, principalmente habitantes también del barrio, que tutelan a artistas invitados y voluntarios.
  • Acciones de carácter semipermanente, fácilmente reversibles si fuese necesario.

Se encargan de la gestión del proyecto Intermediae (colectivo con base en Matadero Madrid, con experiencia en mediar entre vecindarios y agentes culturales), apoyados por la Junta del Distrito y Paisaje Urbano. Por lo tanto no es un proyecto asambleario o de participación ciudadana, aunque sí realizado de forma consensuada.

Las principales vías de intervención fueron los siguientes:

  • Muros verdes
  • Muros artísticos
  • Muros con textos
    • Fragmentos de poemas o prosa de escritores del barrio
  • Muros decorados
    • Como por ejemplo “ventanas al pasado”, intervención con fotografías antiguas aportadas por los vecinos con historias y anécdotas del barrio
  • Plazas duras
    • Plazas creadas a partir de solares con intervenciones mínimas y materiales reciclados, como una grada realizada con pallets o parques de juegos con material de obra.
  • Talleres y acciones de difusión
  • Huertos urbanos
  • Diálogo con colegios, asociaciones de vecinos, comercios…
    • Realización de un photocall homenajeando a los vecinos de Tetuán
    • Vídeo resumen de la intervención en el barrio con entrevista

Aunque admiten haber tenido dificultades, afirman que el trabajo con los vecinos y diferentes instituciones fue muy satisfactorio, consiguiendo un impacto positivo en el barrio. Como documentación de todo el proceso han creado este blog con material gráfico e información muy detallada que puede servir como guión para procesos similares.


[Apuntes tomados en el Pública 14: Encuentro internacional de gestión cultural, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid los días 30 y 31 de enero de 2014. Conferencia “Arte para mejorar la ciudad: la experiencia de Tetuán” por José Francisco García].